No es magia

Son siempre más comunes los fracasos que los éxitos, pero los segundos tienen mejor prensa. Es difícil enfrentar a los números de un producto o servicio que no se vende o no logra la captación esperada.

Es entonces que surge la típica demanda al área de comunicación: «necesitamos mejores piezas», más presencia, más posteos, más inversión, o convoquemos a influencers (como una gran nueva idea)

Si bien la comunicación hace maravillas … no hace milagros. No todo es cuestión de ponerle más dinero a una propuesta ineficiente. Es ahí que surge el marketing estratégico con toda su fuerza . ¿Es el target el ideal? ¿El producto satisface realmente la demanda o necesidad? ¿Está bien posicionado o es confuso? ¿Y el precio es el acordé? etc. Todas preguntas relevantes y que seguramente requieren revisión. 

Ponerle solo el foco a la parte comunicacional es como mirar solo el árbol y no el bosque. No hay nada que una comunicación pueda salvar. Es más, extremar la comunicación puede llevar a «recalentar» el motor, o inducir a promesas de marca que a final de cuentas el producto nunca cumpla.

En definitiva se le puede pedir a comunicación trabajo esfuerzo y creatividad; magia o milagros, no.

Compartí
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments