¿Hoy trabajas medio día?

Hace muy poco un amigo me mostró el mensaje que le había mandado su jefe. Mi amigo se había ido de su trabajo en un horario más temprano de lo habitual (pero había cumplido su jornada) y el jefe le decía (entre risas) en el mensaje de voz: “Hoy veo que trabajas medio día, te rajaste”. 

Esta situación me recordó a un jefe que tuve hace muchos años, que tenía la costumbre de llamarte o convocarte siempre al límite del horario a cumplir. Y si te veía cerrando la computadora o guardando las cosas disparaba “Hoy parece que trabajas medio día”, en un tono entre risueño y crítico.

Hay que entender que eso que aparenta ser un chiste, claramente no lo es. El mensaje (directo) debe leerse o interpretarse tal cual es, despojado de risas, disculpas suaves o emojis.

¿Y cuál es ese mensaje?

Este jefe (y aquel jefe mío de hace siglos), cree y pretende que el trabajo no se termina cuando el reloj lo indica, sino cuando él cree que es hora de que finalice el día. Todo lo que no esté dentro de SU horario, es una jornada incompleta, un trabajo inconcluso, un deber no cumplido. Falta trabajo, falta que completes el tiempo obligado.  Estas en falta. Falta que no se debe volver a repetir (porque te lo haré saber, con mi ácido humor). 

Pero por otro lado sabe que esa «falta» es relativa, dado que has cumplido (y seguramente de más) con tu deber; por eso apela al «humor» para decirte sin decirtelo. «Es un chiste, no es verdad». 

Como empleados, seamos sinceros y no negadores sobre los mensajes (aún escondidos) que recibamos.

Como managers, sepamos que el humor o el sarcasmo no son otra cosa que mecanismos a disposición que deben ser usados con la prudencia que así lo requieren. Y que el humor solo tiene su efecto positivo cuando genera risa o sonrisa en ambas partes; si uno se ríe y el otro no, no es humor, es otra cosa.

Compartí
0 0 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments