La enseñanza que nos deja el partido ganado contra Nigeria…

rojo

Dejando favoritismos aparte, y sin dejar de admitir que grité el gol como si fuera una final, ya más frió, y reflexionando, ¿qué enseñanza nos puede dejar este partido y su desenlace?

El camino típico es que un resultado positivo es resultado de planificación, equipo, coherencia, liderazgo, consistencia y visión … pero nada de eso hubo en lo que se vio hasta ahora del equipo de fútbol. Hasta se podría argumentar…que todo lo contrario…

La enseñanza que nos deja es que cuando todo lo anterior no está, no todo está perdido. Puede haber chances de ser exitoso sin todo eso. Con un muy estrecho margen de posibilidades, pero a veces suficiente para lograr igual el resultado. ¿Cuáles son? Primero, las individualidades. Si el equipo no aparece, por lo menos tengo a alguno o algunos que pueden hacer la diferencia. Y son ellos los que pueden lograr lo que el equipo unido no. A las individualidades mencionadas, sumarle la constancia y la perseverancia: intentar e intentar hasta el último minuto, nunca dejar de intentar, aún con las esperanzas alicaídas.

Con estas dos características lanzadas, se puede convocar al último factor que puede definir: la suerte. Es que muchos libros de management se han escrito sobre empresas que han tenido como principal activo … la suerte. La suerte no se puede comprar ni adquirir, pero se la puede invocar; el intentar, intentar, intentar es la forma de llamarla.

En definitiva, cuando el plan A no funciona, a no desesperar. Puede que la suerte (bien convocada) haga la diferencia


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados