El mito de la calidad de servicio extrema

Los libros de marketing y de negocios se cansan de escribir acerca de la calidad de servicio, de que el cliente es el rey, y que es imperativo en el mundo de hoy proveer una experiencia diferente, descollante, UNICA.

Es cierto, para muchos hoy la diferenciación pasa por brindar una diferenciación que se pueda percibir y experimentar como memorable, distinta, para disfrutar y luego contarle a nuestros amigos y parientes.

Pero hay veces, que los consumidores no esperan que los hagamos sentir únicos. Simplemente, quieren un producto sencillo, correcto y accesible económicamente. PUNTO. Nada de grandes maravillas, sensaciones distintas o empleados estrella. Para nada.

Se me ocurre como ejemplo, algunos hoteles tipo 2 o 3 estrellas (los por ejemplo llamados “bread & breakfast“). Nadie esperaría un servicio de un hotel 5 estrellas … y para algunos es lo mejor que podría pasar! Un cama limpia, agua caliente y un buen desayuno son suficientes y para eso no se requiere (ni se quiere) pagar una fortuna.

En conclusión: a veces existen oportunidades de diferenciación, con brindar un servicio acorde, certero, oportuno, pero no de máxima calidad, sino de expectativa modesta, pero justa.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados