Con el diario del lunes …

diario

Con el diario del lunes es muy fácil juzgar y entender como son las cosas hoy, y si se resolvieron bien o no en el pasado. El lunes da una claridad tremenda: es cómplice con la victoria pero es implacable con la derrota.

Es que cuando las cosas se ven en retrospectiva, se entiende todo mejor y fluyen mejor los relatos. Se puede construir una historia con fundamentos muy sólidos. Los porque si y los porque no, suenan muy naturales, claros y realmente convincentes.

El diario del lunes resalta la sabiduría en los casos de éxito. Pero también desnuda los apuros, resalta las inconsistencias, marca las premuras y expone las deficiencias en los casos de fracaso.

Pero por sobretodo, muestra todo con una previsibilidad casi inocente y a prueba de errores.

Pero…

El mundo de los negocios se maneja más en torno a los diarios del viernes, que a los del diario del lunes. Nada es evidente y lógico, racional o simple, ANTES. En el recorrido de las decisiones, se abren constantemente caminos que nos llevan a lugares distintos con las mismas probabilidades de certeza. Aún los caminos digamos fáciles, esconden en la decisión, pormenores no vistos o demasiado ocultos.  Los diarios del viernes están llenos de preguntas, con pocas respuestas: conllevan todas las preguntas que seguramente se contestarán el lunes, pero ya tarde.

Por lo tanto, dejemos la tendencia de ver todo con diario de lunes: sirven, si, pero poco. Lo importante es el diario del viernes; cómo manejarnos con la incertidumbre real. Aprendamos a vivir con la templanza, con el coraje, pero también con la sabiduría que requiere trabajar sin respuestas claras y evidentes: admitiendo y aceptando que el lunes puede ser distinto al viernes, y bancarse ese desenlace. Es que ahí es donde está la clave de todo.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados