Un buen nombre es lo más valioso que uno puede tener

“Un buen nombre es lo más valioso que uno puede tener”. Es una publicidad histórica, del Banco Rio.

¿Se acuerdan? Ganó muchos premios, tuvo muchísima difusión, su slogan se impuso. Y sobre todo, utilizó el recurso de los “niños”, pero usado con frescura y relación con el concepto de “Nombre” y su importancia.

Ahora bien … las paradojas del destino … lo que pregonaba el aviso en su cierre …” y durante toda la vida”, en este caso no se dio. El banco fue comprado por el Santander de España, y su nombre está en proceso de desaparición … ahora es el Santander Río, con grandes colores rojos en lugar de azúl, y el barquito y el río han desaparecido …

¿Qué quedó entonces de esta promesa? NADA. Obviamente, en el fondo, lo importante es la trayectoria y el comportamiento, donde la semántica del nombre pasa a segundo plano. En definitiva, el comportamiento y su performance es lo que hacen a una marca, más allá del nombre que querramos imponer.

¿Entonces? Una buena idea, puede no sostenerse en el tiempo. A tener cuidado.

PD: Una perlita más … su slogan era “un paso .. ADELANTE”… que hoy es el slogan de tal vez su principal banco competidor, el BBVA (adelante!). Interesante, ¿no?


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados