Steve Jobs me despierta …

Debo admitir: no soy fanático de Apple y de sus productos. Tal vez decir esto represente un sincericidio o que miles de personas me odien y me dejen de hablar por mucho tiempo. O no. No lo sé, pero es la realidad.

Si, debo admitir, que los productos de Apple me han despertado admiración y ganas de tenerlos (con una mezcla muchas veces de atracción, frustración por los costos y envidia por no poder acceder). Pero nada, nada que me llevará a ahorrar para tenerlos, o hacer cola para ser el primero en usarlo. Sería casi un anti fan (o más medido, o un Fan indiferente, si es que existe la categoría en Facebook).  Es más, he accedido a comprar un producto Apple alguna vez. Tengo un Ipod que hace mucho que no uso y me espera en algún cajón para volver a usarlo (tal vez en el verano).

Con relación a Steve Jobs mismo, se ha hablado mucho y escrito mucho de él. He visto videos y leído frases y oraciones dichas por el que reflejan un pensamiento muy claro y sobre todo bien dirigido a resultados y logros.  También he leído sobre su mal carácter, algo de sus métodos despóticos, y sobre su estilo obsesivo extremo pero exitoso.

En definitiva, debo admitir que estamos ante una de las marcas más valoradas y veneradas. Por sus productos, por su estética, por sus funcionalidades, por sus publicidades, por su dueño o por la fantasía alrededor de todo esto. Pero hasta ahí, llega mi admiración. Nada de fanatismo. Por lo menos para mí.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados