Perder o ser un perdedor

Perdedor

Siempre me gustó hacer deporte y desde chico practiqué varios. Los que jugué fueron siempre deportes colectivos, grupales, donde se vivían los triunfos y las derrotas entre todos: se compartían así las victorias y se consolaban las derrotas.

Ahora de grande incursioné en un deporte individual, el squash, y hace poco participé de mi segundo torneo. En el primero me fue bien, pero en el segundo no tan bien: perdí y por bastante en mis últimos partidos.

Esta situación me hizo experimentar una nueva sensación deportiva. Acostumbrado a los deportivos colectivos, el que perdió en este torneo, no fue un equipo: fui yo. Difícil perder, difícil aprender a perder. Porque el perder en solitario te enfrenta con tus debilidades, con tus limitaciones, pero con tus miserias también. Porque nadie quiere perder, y cuando uno pierde, es difícil de admitir en solitario: es de una madurez extrema admitir que el otro es mejor, y que el partido se perdió porque el otro se lo merecía, y no porque el otro hizo trampa, o el referí se equivocó, o la cancha, la pelotita o la humedad. Perder, y punto.

Pero el perder abre un escenario nuevo: el tener que compartir esa situación. Perder te pone en el umbral, en la puerta de la secta de los perdedores. El compartir la derrota genera en los otros sentimientos lejanos a los ideales: lástima, compasión, juzgamiento. La línea entre admitir perder y ser un perdedor comienza a ser muy fina: ¿Cuántas derrotas se pueden contabilizar y compartir? ¿Puede ser uno igualmente respetado si pierde, contando solo el mérito de intentarlo? Es más, ¿es el lado donde uno quiere estar o ser visto? Porque en definitiva, termina siendo un rito de percepción ajena: los perdedores, pierden, y vos sos un “perdedor” irremediablemente.

Así como se requiere madurez para admitir la derrota, se requiere más madurez para no dejarse caer hacia el lado de los perdedores: perder no es ser un perdedor. No se miden con la misma vara, a pesar de parecer sinónimos. Cuesta admitir que uno puede perder, y no por eso ser un perdedor. Perdedor no es el que pierde, sino el que no intenta.  Se puede ser un gran perdedor, aun ganando.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

1 Comentario en "Perder o ser un perdedor"


Invitado
Gabriel Vallarino
1 hora 45 minutos atrás

Buena nota. Hay un viejo.tema de los Beatles llamado Im a loser. El valor de saber ponerse en pie luego de varias derrotas no tiene precio.

 
Artículos relacionados