Pasto Sintético

 

El otro día jugando al fútbol con unos amigos, nos tocó jugar en una cancha de pasto sintético, de las más modernas, a la noche, con un clima excelente para jugar, idealmente iluminada y con pelota casi de estreno.

El comentario de todos fue “qué lujo” poder jugar en esa cancha, donde todos los pases salían bien, donde todos parecíamos jugar mejor, etc.

Uno de ellos me dice “che, ¿por qué no te escribís una nota para marketingyestrategia.com sobre este tema?”

Aceptado el desafío, acá está la nota.

¿Qué tiene que ver el verde pasto sintético con los negocios?  Cabe una analogía.  

Así como el otro día en el partido de fútbol el contar con un césped de calidad hizo la diferencia, lo mismo pasa en las empresas. Hay que tener los mismos cuidados, para que la gente de lo mejor que tiene.

El lugar físico es fundamental. Así como en el buen césped la pelota se desliza mejor, lo mismo pasa en los ambientes de trabajo. El lugar también hace al trabajo.  No hace falta tener una oficina en el piso 22 con vista al río. Sólo que sea un lugar agradable, LIMPIO, ordenado, bien iluminado, ya es suficiente. De ahí para mejor, lo que se pueda es bienvenido. Si es aireado, con buena vista, luz natural, espacioso suficiente, y con los amenities necesarios, todo suma para un mejor desempeño. No hace falta volver a invocar a Google como referente de las oficinas futuristas. Es un ejemplo, pero en el medio hay mucho por hacer. Me ha tocado conocer oficinas que invitaban al no trabajo, y ya la cara de los empleados lo decían todo. 

Pero no sólo eso. El otro plano que ayuda al buen juego corporativo, es el ambiente de trabajo. Cuanto más ameno, más ganas de jugar, y mejor se puede jugar. El ambiente de trabajo no surge, sino que se construye, como también se arma un buen césped. Mucho lo aporta la gente, pero mucho lo aportan también los gerentes y líderes. Un ambiente positivo hace la diferencia, como lo hace la diferencia entre un césped cuidado y otro que no.

En definitiva, en un lugar físico y ambiente de trabajo que vale la pena, la gente se puede y quiere lucirse y sacar lo mejor de ellos. Como en el partido de fútbol y su césped sintético, donde todos nos sentimos profesionales y cracks. O casi.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados