Nos gusta que nos mientan

El engaño

No nos gusta la verdad o la sinceridad plena.

Nos gusta que nos engañen, que nos mientan. Aceptamos que las fotos de los hoteles sean una cosa en las páginas web, y que la realidad otra. Aceptamos que la ropa de moda sea usada por modelos de impresionante físico, y no por gente común (que es la que la termina comprando). Le creemos a los testimonios supuestamente verídicos de médicos y dentistas sobre las verdades de usar tal o cual producto.

Nos gusta pensar que aquel famoso deportista eligió por motus propio ese pan de mesa, ese celular de marca impronunciable y esa marca de shampoo para la caspa, y queremos ser EL un ratito, aunque sea usando y comprando lo que el famoso pregona.

Queremos creer que las cosas se resuelven por arte de magia, que los productos de limpieza dejan todo reluciente sin mucho esfuerzo, y que en esa tienda de comida rápida las fotos son tan reales y se ven deliciosos como nos hacen creer.

Aceptamos también que el hecho de llamarnos por nuestro nombre en una tienda involucra un vínculo y amistad, y que el hola y hasta luego con sonrisa de ese empleado de hotel es sincero  porque le despertamos admiración y simpatía en esos pocos minutos que intercambiamos unas palabras.

Todo eso pasa. Somos seres engañados, y nos gusta que así sea.  Somos muchas veces básicos e ingenuos. Seguimos tendencias impuestas por alguien y pretendemos sentir y ser diferentes comprando lo mismo que la mayoría.  Hasta nos sentimos un poco más importantes con algo material encima o circulando en un auto de alta gama.

Es que en definitiva, somos seres humanos y no racionales. Actuamos con la emoción y reflejo y no con una conducta calculada. Somos predecibles, vulnerables y accesibles. Nos equivocamos y mucho, y con una permeabilidad a flor de piel.  Somos lejos de ser perfectos.

¿El marketing tiene que ver con esto? Por supuesto. Descifra estas inconsistencias o realidades, para lograr que consuma tal o cual cosa. No inventa esta verdad, sino que se nutre de ella, para que se dirija a lo que el especialista de turno quiere que uno haga. No siempre lo logra, pero al menos intenta.

Pero tal vez, y lo más importante de entender, es que ese engaño sometido y aceptado no siempre es lineal y universal. La receta de ese “engaño” no es siempre la misma, puede cambiar, volviéndose errática y poco eficaz. Nunca podemos decir que la misma receta se aplica siempre con éxito: lo que antes funcionaba hoy puede dejar de serlo mañana. El engaño muta y la gente cambia de parecer.

En definitiva, en un mundo del engaño perpetuo, la realidad indica que el mismo es cambiante. Es un engaño pensar que el engaño es simple y por ende el marketing es una simpleza. Al revés, es bien complejo: complejo y contradictorio, como es el mismo ser humano.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

2 Comentarios en "Nos gusta que nos mientan"


Invitado

[…] Todo eso pasa. Somos seres engañados, y nos gusta que así sea.  Somos muchas veces básicos e ingenuos. Seguimos tendencias impuestas por alguien y pretendemos sentir y ser diferentes comprando lo mismo que la mayoría.  Hasta nos sentimos un poco más importantes con algo material encima o circulando en un auto de alta gama. […] Lee el artículo completo en http://www.marketingyestrategia.com/nos-gusta-que-nos-mientan […]

Invitado
pepe
3 días 1 hora atrás

a los españoles nos gusta que nos mientan y que nos roben, no conozco raza mas borrega

 
Artículos relacionados