Lealtad viceversa

lealtad

He escrito varias notas sobre lealtad: la lealtad de los empleados a sus jefes, la lealtad de los clientes hacia una marca y la lealtad de las marcas hacia sus clientes.  Me falta una, no menor, que se escribe muy poco: la lealtad de los jefes a sus empleados.

Hemos hablado qué importante es para todo jefe rodearse con gente que le sea leal; ahora bien, ¿cómo es el caso a la inversa? ¿se da en la misma medida? ¿qué se puede esperar?

Me pasó hace algunos años ver como un jefe de un equipo consolidado, que funcionaba en forma coordinada y eficiente, donde el jefe era bien validado y su gente le respondía en la forma adecuada (muchos de ellos convocados para sumarse especialmente desde otras empresas), pero que de un día para otro, el jefe renunció y busco otros horizontes, dejando a “su gente” sin respuesta, sin saber bien que hacer y hasta sin una debida explicación del porque del “abandono”… o el como seguir ….

Pregunto entonces: ¿no se debe pedir algún mínimo de consideración, de lealtad recíproca? La gente que es leal a un jefe, “sufre” cuando el jefe no se porta como tal. Es normal y esperado pedir, exigir, demandar; pero es también natural que esto sea hago en las dos vías. El “ser” jefe no te despoja del factor humano, del reconocimiento a la tarea de los suyos, y de la debida consideración y lealtad hacia su gente.

Hace unas semanas, una amiga me compartía que estaba con mucho (demasiado) trabajo, que estaba cansada, etc., etc. Cuando le pregunté porque no buscaba otra cosa, me dijo: “Es que no puedo dejar en banda a mi jefe”. Cuando me lo dijo, por dentro me pregunté: Si fuera al revés, ¿que hubiera hecho su jefe?” La pregunta me estuvo repiqueteando durante un tiempo, sin una clara respuesta …


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados