La emoción … y el valor para el marketing

Last Day of School

¿Son importantes las emociones en el marketing? No hay duda, es más, es una de las mayores tendencias de hoy focalizarse en cómo despertar emociones.

Ahora, tratando de indagar un poco más, ¿Por qué lo son? Es por la conexión que existe entre la emoción con la atención y la memoria.

Las situaciones emocionales capturan la atención. Nos sacan del letargo y nos predisponen para ver y escuchar.

Las situaciones emocionales condicionan fuertemente la recordación y la memoria. Un ejemplo más que claro: ¿recuerda que estaba haciendo el 11 de setiembre del año 2000? Seguramente no. Ahora le pregunto: ¿recuerda que estaba haciendo el 11 de setiembre del año siguiente? Seguramente SI: fue el día del atentado a la torres gemelas.

Lo interesante también es que la emoción no necesariamente tiene que ser positiva para captar la atención y potenciar la memoria: si lo es en el efecto o reacción posterior que genere. Puede ser que nos impulse a aproximarnos (apetitivo) o a alejarnos (aversivo). De esta forma, las emociones pueden poner en marcha un comportamiento determinado u otro totalmente distinto.

Las empresas de seguros de Tailandia hace tiempo que saben del efecto de las emociones, especialmente en la venta de seguros que despiertan muchas veces aversión. Jugando así con las emociones, logran darle una vuela positiva al tema.

Les comparto un video reciente, sabiendo lo difícil que es seguramente….no emocionarase al verlo.


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

1 Comentario en "La emoción … y el valor para el marketing"


Invitado
Jorge
11 meses 21 días atrás

Diego, un punto que me parece interesante es que leí alguna vez que el cerebro tiende (tal vez como un sistema de protección emocional) a “olvidar” o “bloquear” los recuerdos negativos.
Si eso es cierto, entonces podríamos decir que para aumentar la retención conviene recurrir a emociones positivas.
Sin embargo, es cierto que todos recordamos qué hacíamos en el momento del atentado a la AMIA o a las torres gemelas. Tal vez lo que leí estaba errado…

 
Artículos relacionados