Hincha para toda la vida

Hace tiempo escribí una nota que reflejaba a los clubes de fútbol como marca (“Clubes y Marcas“). Un fenómeno que se repite en todo el mundo, y que se puede explicar mejor desde lo emocional, que cualquier lectura racional del tema.

Un hincha (torcedor, fan) es para toda la vida. Se puede cambiar de muchas cosas (profesión, opinión política, etc.) pero no de preferencia de club de futbol. Tomando ese concepto, ¿cómo hacer para poder ser “fan” para toda la vida?, se promovió en Brasil una campaña de donación de órganos. Vinculando 2 temas emocionales, buscando solucionar un problema: la espera para la donación de órganos. Hay lista de esperas en todo el mundo, y todavía no se ha logrado alcanzar los niveles de voluntades que se necesitan para la demanda que existe.

Vean una síntesis de la campaña que sintetiza ambos temas.

El donar órganos tiene muchas barreras emocionales… que se buscan erradicar con mensajes racionales. Esta campaña buscó erradicar una barrera emocional con otro argumento emocional. De esta forma, el poder lograr que uno siga siendo fan luego de la muerte, fue una aspiración tan disparatada como útil para lograr este propósito.

La campaña tuvo alta repercusión y logró bajar la cantidad de espera para donaciones. Una gran lección de marketing para compartir. 


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados