Clubes y Marcas. Segunda Parte

Mi amigo Pablo Galiana desde España nos manda este excelente artículo como complemento a lo que escribí hace algunas semanas sobre el tema de los Clubes y las Marcas. Un lujo. Gracias, Pablo.

Está claro que el fenómeno fan en cualquier ámbito de la vida, no solo en el deporte, conlleva una identificación con la marca objeto de devoción y por ende gasto en ella, que es lo que deberían intentar lograr las marcas de gran consumo. 

Efectivamente, Apple ha sobrevivido a tiempos muy malos gracias a un pequeño porcentaje de gentes que eran apasionadas de la marca y de su manera distinta de pensar.

Sin embargo, las personas no pueden mantener ni quieren mantener relaciones con miles de marcas – imaginemos limpia inodoros, sardinas o saca corchos por poner algunos ejemplos. 
Solo pueden aspirar a un status similar aquellas categorías de productos o servicios que tengan: 
– un grado de frecuencia de uso muy alto – ordenador, toallitas para bebé, etc.,
– un alto nivel de involucración (aquellas que están relacionadas con nuestro look o status como personas)
– un grado de emocionalidad muy fuerte – viajes de placer, deportes
– un nivel de preocupación o problema para el usuario que es resuelto muy satisfactoriamente solo por una marca – ampollas y la marca Compeed, piel sensible y la marca Avene (al menos en Europa)
Así, es que si trabajas en una categoría donde no se puede dar esa circunstancia será muy complicado lograr un status de marca icónica y con fans que te permita sobrevivir casi a cualquier circunstancia. Ah, y no es solo cuestión de publicidad…hay mucho de boca-a-boca relacionado con la calidad y eficacia del producto para lograr ese valor de marca.

 


Diego Regueiro

Director Ejecutivo
www.marketingyestrategia.com
¿Te gusta?

Compartí

Dejá un comentario

Se el primero en comentar el artículo


 
Artículos relacionados